Baterías

Las baterías se definen como conjuntos de piezas de artillería dispuesta para disparar, incluyendo también las obras de fortificaciones adjuntas, que generalmente se encuentran defendiendo los principales puertos existentes y/o bahías. En Cartagena encontramos una gran cantidad de baterías costeras, unas 17 a lo largo de su gran costa. En Cabo Tiñoso, enclavado dentro del ámbito de la Entidad de Custodia del Garbancillo de Tallante encontramos tres ejemplos, en abruptos terrenos escarpados y con elevadas pendientes, en donde defendieron la costa desde Cartagena a Mazarrón:

1. Batería del Atalayón

La batería antiaérea del Atalayón fue construida en el año 1926, debido a los proyectos de fortificación de la base naval de Cartagena, para modernizar las principales bases navales españolas. Entre muchas de dichas modernizaciones se destacan la construcción de antiaéreos, destinados a la protección de las baterías de costa, y artillados con cañones Vickers de 105 mm y 45 de calibre, que tenían un alcance situado en torno a los 13 km.

El Atalayón efectuó las primeras pruebas de tiro en 1933, y tuvo un importante papel durante la Guerra Civil (1936-1939). Fue desartillada ya en 1952, debido a que se quedaron anticuados, pasando a ser almacén de municiones. Los edificios que junto a los cañones formaron la batería se encuentran diseñados en función de estas piezas artilleras. Las fachadas de los almacenes de repuestos y dependencias se caracterizan por un estilo historicista, y que se ha de relacionar con el modernismo, en su vertiente ecléctica, que se había dado en las construcciones civiles de Cartagena durante la década de los veinte del pasado siglo y años precedentes. También podemos encontrar otros elementos destinados a la seguridad de la batería, como cuerpos de guardia, garitas, nidos de ametralladora, asentamientos para morteros, etc.
P1350445

2. Batería del Jorel

La batería del Jorel fue construida entre 1929 y 1933, siguiendo los diseños y planos que surgieron con la aprobación del Plan de Defensa de 1926. Este lugar presenta cuatro cañones Vickers de 152,4 mm y 45 calibres modelo 1923, que fueron muy utilizados en España, unas piezas muy eficaces en la lucha contra buques. Los avances tecnológicos que sucedieron en la segunda mitad del siglo XX fueron dejando obsoletos este tipo de artillado, por lo que en 1992 esta batería hizo sus últimos disparos.

Las estructuras arquitectónicas que encontramos en El Jorel, están relacionadas con las piezas Vickers que se montaron en este emplazamiento. Tras los cañones se sitúan los depósitos de municiones, desde los cuales se subían los proyectiles y sus cargas a las barbetas a través de montacargas situados a retaguardia de las piezas. La fachada de estos edificios es propia del eclecticismo imperante en esta ciudad portuaria, ya que los presupuestos estéticos de la arquitectura del momento intentaban aprovechar elementos ornamentales de distintas épocas. También encontraremos en el complejo defensivo los edificios destinados a la vida y los servicios del emplazamiento militar, como alojamientos, oficina, residencia de oficiales y suboficiales, cocinas, etc., además de los que fueron diseñados para la seguridad del lugar, como garitas, cuerpos de guardia, nidos de ametralladora, etc.
P1350419

3. Batería de Castillitos

La Batería de Castillitos es uno de los más importantes emplazamientos de las fortificaciones contemporáneas de Cartagena, el cual fue construido entre los años 1933 y 1936, conforme a los planos y proyectos que surgieron tras la aprobación del Plan de Defensa de 1926. La idea fue la de crear una infranqueable defensa contra cualquier enemigo que intentase una aproximación hostil a la base naval. Para ello se eligió la más moderna tecnología de la época, incluyendo las diferentes piezas Vickers, las más potentes y eficaces en aquellos años. En Castillitos se emplazaron dos cañones de 381 mm y 45 calibres capaces de enviar un proyectil de casi una tonelada a unos 35 kilómetros de distancia. Al comenzar la Guerra Civil (1936-1939), la batería estaba casi operativa, a falta de la dirección de tiro. Al finalizar la guerra se iniciaron los trabajos para montarle una moderna dirección de tiro. Con esto, mantuvo su valor militar hasta 1994, cuando dejó de estar en servicio.

Destacan sobre todas las construcciones las dos grandes explanadas en las que fueron montados sendos cañones Vickers 381 mm a barbeta. Todas las edificaciones existentes fueron mimetizadas para evitar su fácil visión desde la fachada marítima. El acceso a la batería imita un castillo medieval, de estilo modernismo – eclecticismo, que tan de moda había estado en las obras civiles de Cartagena durante esos años. La fachada enmascara los accesos a las distintas dependencias de la fortificación, generalmente semienterradas. Estas estancias albergan, para cada batería, una sala de máquinas, la chillera, los depósitos de pólvora, la cámara de carga y el almacén de repuestos.

P1350382

4. Batería de Roldán

La batería de Roldán fue construida siguiendo el Plan de Defensa de 1926 (conocido Despliegue Vickers) del gobierno de Primo de Rivera, destinado a fortificar las bases navales de El Ferrol, Mahón y Cartagena. Se trataba de un despliegue defensivo global, que contemplaba, además de la defensa contra los buques, la protección contra los aviones, una nueva arma que había demostrado ya su potencial eficacia durante la I Guerra Mundial (1914-1918).Así, la batería fue artillada en 1933 con cuatro cañones antiaéreos Vickers modelo 1923 (una de las mejores piezas de la época), que tenían un alcance de más de 13 km. Durante la Guerra Civil (1936-1939) tuvo un papel muy activo contra la aviación nacional, cuyos bombardeos llegaron a ser cotidianos durante el conflicto. Tras el fin de la guerra, la batería continuó activa hasta 1959, año en el que realizó su último ejercicio de tiro. En 1965, ya totalmente desfasada con los nuevos artefactos aéreos, quedó definitivamente fuera de servicio.

La batería se compone de cuatro emplazamientos a barbeta para las piezas de artillería alineadas sobre los depósitos que les daban la munición. Existen, además, diversos elementos arquitectónicos, los polvorines, cuerpos de guardia, trincheras, pozos de tirador o nidos de ametralladora, y las edificaciones para el alojamiento y administración de la dependencia militar. Caracterizadas por perfiles bajos que imitan las texturas de la roca a base de conglomerados de piedra irregular para confundirse con el paisaje, con estilo modernista o ecléctico.

roldan (2)

5. Cuartel del Campillo de Adentro

Acuartelamiento militar para albergar los batallones destinados en Cabo Tiñoso, que darían servicio a las baterías de Castillitos, Jorel, y el Atalayón. Fue construido en 1943 pero nunca llegó a ser utilizado. A día de hoy mantiene su estructura original, y las edificaciones, a excepción de los desperfectos ocasionados por el abandono, se encuentran en considerable buen estado.

P1350339

Ubicación de las Baterías Costeras:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: